A VECES LA ÚLTIMA LLAVE ES LA QUE ABRE LA PUERTA. Paula Sanclemente Ruíz

Había una vez, una niña de trece años a la que la vida no le iba muy bien, y encima sus ídolos se retiraron. Ella intentó que dieran un último concierto, cuando se rindió, sus ídolos fueron a darle un concierto en privado.

Deja un comentario