LUIS Y EL GNOMO. Felipe Bastante Flor

Había una vez un niño llamado Luis, el desgraciado. Todo le salía mal, todo en general. Un día, Luis se acostó y un gnomo mágico triste apareció. Este le dijo: «Soy un gnomo de la suerte». Luis y el gnomo fueron amigos y nunca se separaron en toda la vida.

Deja un comentario