El orgullo de una abuela. Mari Ballesteros Sánchez

Romper barreras es cuando  mis nietos y yo somos capaces de conversar
sólo por el placer de disfrutar de ello, compartir nuestros
pensamientos respetando nuestras ideas; cuando a pesar de la distancia
generacional, somos capaces de coincidir en aficiones, juegos… y
sobretodo en nuestros sentimientos. Entre nosotros la tolerancia es
infinita.

Deja un comentario