UNA MIRADA PERDIDA Luis Miguel Antón Antón

Mi niña observa en silencio la mirada de su abuela, mientras la busca, nerviosa y recelosa, por los rincones de la casa. No puede darse cuenta que la tiene delante, junto a ella… Un oscuro velo cubre sus ojos, ya no puede verla… Una sola lágrima expresa su agonía.

Deja un comentario